Consejos de salud

Diferencias y similitudes entre resfriado, gripe y coronavirus

Cuando un paciente acude a la farmacia con dudas sobre su salud, es importante tener en cuenta ciertos aspectos: edad, historial clínico y síntomas para intentar distinguir la patología y hacer las recomendaciones necesarias.

Diferencias y similitudes entre resfriado, gripe y coronavirus
Mié, 18/03/2020
Comparte

Los síntomas de la gripe, el resfriado y el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad COVID-19) pueden ser similares: tos, malestar, cansancio… aunque también presentan diferencias. El farmacéutico es en muchas ocasiones el primer punto de atención para el ciudadano en la resolución de sus dudas sobre salud. Para ofrecer un correcto asesoramiento, es importante saber distinguir los diferentes casos víricos respiratorios frecuentes que pueden acudir a la farmacia.

 

Similitudes entre gripe, resfriado y coronavirus

Tanto la gripe, como el resfriado y el nuevo coronavirus son afecciones virales que afectan al sistema respiratorio. Estos virus se propagan principalmente a través de gotitas que el infectado esparce al toser, estornudar o hablar [1]. También se pueden infectar al tocar superficies u objetos infectados y después tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Tanto la gripe, como el resfriado y el coronavirus causante de la COVID-19 son virus contagiosos, pero este último tiene una probabilidad de transmisión más alta (se contagian de 2 a 3 personas por cada persona infectada en comparación a 1,3 personas por gripe común) [2]. Además, se puede propagar el virus durante el periodo de incubación, cuando todavía no se presentan síntomas o son muy leves [3].

 

Diferencias entre resfriado, gripe y coronavirus

Las personas con resfriado común suelen presentar congestión y secreción nasal, dolor de garganta, tos y estornudos. No es habitual que se presenten cuadros febriles, en comparación a la gripe y el coronavirus [1]. El resfriado presenta sus síntomas poco a poco, con una duración aproximada de 10 días.

La gripe también es una infección vírica con síntomas como fiebre, dolor general, fatiga, tos o escalofríos. A diferencia de un resfriado común, los síntomas de la gripe aparecen de golpe, vienen acompañados por fiebre y dolores de cabeza. Además, suele durar entre 7 y 14 días [1].

Por otro lado, el nuevo coronavirus, que provoca la enfermedad COVID-19, es una nueva cepa que no se había encontrado antes en el ser humano. Las infecciones suelen causar fiebre y síntomas respiratorios como los de la gripe: tos o dificultad para respirar. Algunos pacientes también pueden presentar cansancio o dolor de garganta. La sintomatología aparece de forma gradual y puede ir desde un resfriado común hasta casos más graves como neumonías o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) [3].

La siguiente tabla presenta síntomas generales, pero son variables según la persona (edad, patologías previas, tendencia a desarrollar más síntomas, etc.).

 

Diferencias entre la gripe, el resfriado y el COVID-19

 

Consejos para tratar afecciones respiratorias: gripe, resfriado y coronavirus

Este tipo de afecciones respiratorias se pueden prevenir con medidas de soporte, como, por ejemplo [3]:

  • Lavarse las manos de forma frecuente y adecuada, aproximadamente durante 40 segundos con agua y jabón.
  • Evitar tocarse ojos, nariz y boca después de haber tocado materiales que pueden contener gérmenes (barandas, barras de transporte público…).
  • Mantener distancia de al menos un metro con personas que presenten síntomas.

Si ya se presenta sintomatología, cabe, además:

  • Taparse boca y nariz con un pañuelo al estornudar o toser para evitar el contagio.
  • Guardar reposo y reducir el contacto social.
  • Beber líquidos abundantemente.

No obstante, las autoridades recomiendan que una persona con síntomas del coronavirus que causa la COVID-19 no salga de casa y llame al número habilitado por cada comunidad autónoma, ya que en estos momentos es un brote no controlado, sin tratamiento ni vacuna [3].

El tratamiento del nuevo coronavirus se adapta en función de la gravedad: los casos más leves pueden tratarse como un resfriado común, mientras que para los más graves se suelen administrar antivirales, según criterio profesional [4].

Cabe recordar que en ninguno de estos tres casos se debe tomar antibióticos, ya que solo son eficaces contra las bacterias, no contra los virus. El uso indebido de antibióticos conlleva una mayor resistencia de las bacterias a estos medicamentos y, por tanto, una cada vez mayor pérdida de su eficacia.

 

No confundir con alergias

La congestión, un síntoma frecuente en el resfriado y en ocasiones en la gripe y la COVID-19, también es común en las alergias. Sin embargo, las alergias nunca vienen acompañadas por fiebre, ni dolor general. La tos, la fatiga, el dolor de cabeza y de garganta son síntomas ocasionales en los cuadros alérgicos y suele durar varias semanas.

 

Referencias

[1] ¿Es un resfriado o es una gripe? Prevención, síntomas, tratamiento. Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). Disponible en: https://www.fda.gov/consumers/articulos-en-espanol/es-un-resfriado-o-es-una-gripe-prevencion-sintomas-tratamientos [Acceso: 13/03/2020]

[2] Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus (COVID-19). Organización Mundial de la Salud. Disponible en: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses [Acceso: 13/03/2020]

[3] ¿Cómo se compara el coronavirus con la gripe? Los números dicen que es peor. (2020) El País. Disponible en: https://elpais.com/ciencia/2020-03-02/como-se-compara-el-coronavirus-con-la-gripe-los-numeros-dicen-que-es-peor.html [Acceso: 13/03/2020]

[4] Coronavirus (2020). CuidatePlus. Disponible en: https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/infecciosas/coronavirus.html [Acceso: 13/03/2020]

Contenido relacionado