Consejos de salud

Asma: Síntomas y consejos para una buena respiración

El asma es una enfermedad respiratoria crónica, pero existen medidas de prevención que pueden aliviar las dificultades y reducir los episodios más graves.

Mar, 03/05/2022
Comparte

En qué consiste el asma

El asma es una enfermedad crónica que provoca que las vías respiratorias de los pulmones se estrechen y se hinchen. Esto provoca dificultades al respirar con molestias como tos, sibilancias o falta de aire. [1]

Para algunas personas, el asma puede ser una dolencia menor, pero puede impactar en muchas de las actividades de la vida diaria y convertirse en un problema importante. Los ataques de asma son peligrosos y pueden poner en peligro la vida, además de complicaciones como: [1]

  • Trastornos del sueño.
  • Dificultades en el trabajo o en diversas actividades.
  • Bajas laborales durante los ataques de asma.
  • Estrechamiento permanente de las vías respiratorias.
  • Hospitalizaciones por ataques de asma intensos.

Efectos secundarios del consumo de algunos medicamentos a largo plazo.

 

Los factores de riesgo del asma

En España, el asma es una enfermedad relativamente frecuente. Un 5% de los adultos y un 10% de los niños la sufren y normalmente se diagnostica durante la etapa infantil, siendo menos frecuente que se inicie a partir de los 40 años. [2]

Hay una serie de factores de riesgo que pueden favorecer la aparición del asma:

  • Factores hereditarios.
  • Predisposición alérgica.
  • Obesidad.
  • Rinitis.
  • Problemas del nacimiento (parto prematuro, tabaquismo de la madre…).
  • Factores ambientales (alérgenos, infecciones respiratorias, ser fumador activo o pasivo) 
  • También se calcula que entre el 60% y el 70% de personas con asma no siguen un control médico adecuado. Para las personas asmáticas, la toma de conciencia sobre su enfermedad es clave para llevar un seguimiento y tomar las medidas adecuadas. [3]

 

Signos y síntomas del asma

Los síntomas del asma pueden variar de una persona a otra y dependen de las circunstancias y el momento. Los ataques de asma pueden ser frecuentes o poco frecuentes y los síntomas pueden darse de forma aleatoria o al realizar actividades como ejercicio físico. [4]

Un ataque de asma ocurre cuando las vías respiratorias se van haciendo cada vez más pequeñas a causa de la inflamación o irritación a medida que el aire circula. Esto provoca que entre y salga menos aire de los pulmones, de manera que el cuerpo genere mucosidad y obstruya aún más las vías respiratorias. [5]

Los principales síntomas incluyen: [1]

  • Tos con o sin flema.
  • Falta de aire.
  • Dolor en el pecho.
  • Sibilancias al exhalar.
  • Problemas para dormir a causa de la falta de aire o la tos.

También existen otros síntomas que indican que es necesario acudir a un profesional sanitario: [4]

  • Labios y cara de color azulado.
  • Somnolencia intensa o confusión durante un ataque de asma.
  • Dificultades graves para respirar.
  • Pulso acelerado.
  • Ansiedad intensa.
  • Sudoración.
  • Dificultad para hablar.
  • Interrupciones temporales de la respiración.

 

Tratamiento y causas del asma

La terapia para el asma tiene el objetivo de conseguir la desaparición de los síntomas crónicos y reducir al mínimo su empeoramiento. Para llevar un control adecuado, es necesario conocer también los desencadenantes como: [1][3]

  • Alérgenos como el polen, los ácaros del polvo, las esporas de moho, la caspa de los animales o los residuos de las cucarachas.
  • Algunos tipos de fármacos.
  • Ejercicio físico.
  • Aditivos alimentarios como los sulfitos.
  • Contaminación ambiental e irritantes, como el humo.
  • Aire frío.
  • Infecciones respiratorias como el resfriado.
  • Emociones y/o estrés.
  • Otras condiciones clínicas como la menstruación, el embarazo, el reflujo gastroesofágico y la sinusitis.

 

Consejo sanitario para la persona con asma

Evitar la exposición a los desencadenantes y tomar los medicamentos indicados por los sanitarios es clave para el control del asma. Además, es muy recomendable que las personas asmáticas acudan al profesional sanitario y pidan información sobre temas como: [3]

  • Técnica de administración de fármacos inhalatorios. Muchas personas no emplean de forma correcta los dispositivos de inhalación, lo que puede hacerlos inefectivos.
  • Reconocimiento temprano de los síntomas y de una crisis.
  • Qué hacer ante una infección respiratoria.
  • Factores desencadenantes y agravantes.
  • La función y los efectos adversos frecuentes de la medicación.

 

Hábitos saludables para el control del asma

Algunas pautas sobre hábitos saludables y estilo de vida, sobre el uso correcto del inhalador o la gestión de la actividad física pueden ser de mucha utilidad para llevar un buen control del asma. Algunos de los consejos generales son: [3]

  • Para usar el inhalador, quitar la tapa y sacudirlo en posición vertical. Hacer una espiración lenta y profunda. Colocar la boquilla en la boca con la lengua baja y relajada. Inspirar lentamente por la boca y, una vez iniciada la respiración, seguir inspirando lenta y profundamente. Tras retirar el cartucho de la boca, aguantar la respiración durante unos 10 segundos.
  • En una crisis de asma, aplicar 4 inhalaciones del medicamento indicado cada 10 minutos (3 veces) y sentarse (no acostarse) con los brazos apoyados, tratando de relajarse y de respirar lenta y profundamente hasta que el medicamento haga efecto.
  • Evitar el tabaco y la exposición pasiva al humo (especialmente en el asma infantil).
  • Evitar los agentes inhalados agravantes como los ácaros y hongos, polen, agentes contaminantes, pelo de animales, etc.
  • Evitar moquetas, alfombras y cortinas en la habitación (limpiar diariamente las superficies con un aspirador potente).
  • Evitar abrir las ventanas en las épocas de polinización si se sufre alergia al polen.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura, aire frío y humedad ambiental.
  • Vacunarse contra la gripe y la neumonía.
  • Seguir una dieta equilibrada sin bebidas demasiado frías y con cenas ligeras, siempre unas horas antes de acostarse.

Realizar ejercicio físico en situaciones de asma controlada, ya que, de lo contrario, pueden causar broncoespasmo. La práctica moderada de actividad física beneficia el mantenimiento de la función respiratoria.

 

Descubre más:

Cómo acabar con la tos desde la farmacia 

 

Referencias

[1] Asma. Mayo Clinic. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/asthma/symptoms-causes/syc-20369653 [Acceso: 19/04/2022]

[2] Asma. Sociedad Española de Medicina Interna. Disponible en: https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/asma.  [Acceso: 19/04/2022]

[3] Marian March, et al. Qué hay que saber para implementar el servicio de Atención Farmacéutica al paciente asmático. Universitat de Barcelona. Disponible en: http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/30722/1/aula%20asma.pdf  [Acceso: 19/04/2022]

[4] Asma. Medline Plus. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000141.htm [Acceso: 19/04/2022]

[5] Asma. CDC. Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades. Disponible en: https://www.cdc.gov/asthma/es/faqs.htm. [Acceso: 19/04/2022]

 

Contenido relacionado