Salud

¿Qué necesita la piel? La Oficina de Farmacia lo sabe

El verano es un buen momento para recordar a los pacientes la importancia del cuidado adecuado de la piel y qué puede hacer la farmacia por ellos.

¿Qué necesita la piel? La Oficina de Farmacia lo sabe
Mié, 11/07/2018
Comparte

El inicio del verano, cuando la piel empieza a estar más expuesta al sol, es el mejor momento para ofrecer consejo a los pacientes sobre los productos fotoprotectores más idóneos para cada tipo de piel y actividad. Los fotoprotectores no se deben de asociar únicamente a las vacaciones y la playa. Estos productos también se usan en el día a día, ya sea en la práctica de deporte al aire libre, en la montaña o en trabajos en exterior.

Este también es un buen momento para organizar mini talleres para presentar todos los productos de línea solar. Es recomendable dar a conocer toda la tipología de texturas y formatos de fotoprotectores que dispone la farmacia y que encajarán con las necesidades del paciente.

Las Oficinas de Farmacia están en la primera línea de la atención sanitaria y por ello juegan un papel clave tanto para el autocuidado como para la prevención y tratamiento de enfermedades

 

Servicio de prevención

En verano, pero también durante todo el año, se puede implantar un servicio para ayudar a la prevención del cáncer de piel. Con la información recogida a partir de un cuestionario para conocer si el paciente acude a controles dermatológicos, sus hábitos de exposición al sol, antecedentes familiares, el uso de fotoprotectores o si presentan lesiones dermatológicas sospechosas, el farmacéutico derivará este paciente a una revisión médica.

Análisis de la piel

Después de la campaña de verano, se pueden potenciar los servicios de análisis de la piel para que recupere su equilibrio natural. Conocer el tipo de piel del paciente es fundamental para poder recomendar los productos adecuados. Existen dermoanalizadores que permiten obtener una evaluación de la piel a partir de indicadores sobre hidratación, elasticidad, firmeza, poros, manchas, arrugas y uniformidad.

Además, un registro de estos datos por paciente va a permitir hacerle un seguimiento a partir de su consulta inicial y comprobar si las recomendaciones han sido las más adecuadas para su caso.

La Oficina de Farmacia, por accesibilidad y conocimiento, ha de ser el lugar de referencia para recibir dermoconsejos personalizados y resolver cualquier duda relacionada con el cuidado de la piel.

Contenido relacionado