El observador del mes

Raquel Pérez: “La atención farmacéutica implica enseñar, escuchar, atender, ayudar y orientar cada día detrás del mostrador”

La farmacéutica Raquel Pérez es la primera Observadora del Mes de 2021. En la entrevista, hablamos sobre el día a día en la farmacia comunitaria, los servicios farmacéuticos y el uso de las redes sociales para informar.

Raquel Pérez
Mar, 19/01/2021
Comparte

Cuéntanos un poco de ti. ¿Cuántos años hace que ejerces de farmacéutica? ¿Por qué te decidiste a ser farmacéutica?

Llevo 7 años ejerciendo como farmacéutica, 2 desde que soy titular de Farmacia. Como suelo decir habitualmente, soy farmacéutica por descarte.

“¿Ciencias o letras?”, me preguntaron en su momento. Las carreras de ciencias tenían más salidas. El mundo biosanitario, por herencia familiar, me llamaba más la atención pero, en mi casa, nadie tiene ninguna relación directa con el mundo de la farmacia.

Con 17 años, fui a hablar con el farmacéutico del pueblo de mis padres para conocer un poco en qué consistía trabajar en una oficina de farmacia. “Es una carrera que tiene muchas salidas”, me dijo. Y así, sin tener mucha idea de en qué consistía este mundo, me decidí a estudiar 5 años de Farmacia más otro de Nutrición y Dietética para aterrizar en un pueblo llamado Argoños, después de haber trabajado previamente 5 años como adjunta.

Siempre me ha gustado la educación. La atención farmacéutica implica enseñar, escuchar, atender, ayudar y orientar cada día detrás del mostrador de la oficina de farmacia.

 

Háblanos un poco de la farmacia donde trabajas.  ¿Cuánto hace que está abierta? ¿Siempre ha estado en la misma ubicación? ¿La denominación de la farmacia ha sido siempre la misma?

La Farmacia de Argoños lleva 36 años abierta. Es una farmacia única en un municipio de algo más de 1.500 habitantes. Argoños colinda con Santoña, probablemente muy conocido por todos por sus famosas anchoas.

La ubicación de la farmacia ha sido siempre la misma. Cuando la farmacia comenzó a rodar, era un pueblo muy pequeño, de escasos habitantes, principalmente dedicados a la pesca y en menor medida a la ganadería.

La farmacia es única en el municipio así que, aunque el nombre oficial es el del titular de la farmacia, todo el mundo la conoce como la “Farmacia de Argoños”.

 

Mediante la entrega de la medicación semanal ordenada en tomas y días, garantizamos la adhesión al tratamiento de todas aquellas personas con dificultades para poder llevar la pauta de la medicación de forma adecuada.

 

¿Cuántas personas forman parte del equipo de la farmacia?

Teresa (Tere), farmacéutica, y yo somos las caras visibles de la farmacia en el día a día. En verano, siempre incorporamos otro farmacéutico más, porque la población se triplica y, al ser una zona de costa, las necesidades del día a día se incrementan.

El resto del año, Tere y yo estamos al frente de la farmacia. Tere, lleva más de 17 años en la farmacia y, la verdad, creo que formamos un buen tándem.

 

¿Qué servicios ofrecéis en la farmacia? ¿Cuáles son los más importantes o los que destacaríais?

La atención farmacéutica es nuestra principal labor en el día a día.

Contamos con el Sistema Personalizado de Dispensación (SPD) para personas polimedicadas o con problemas para la correcta toma de la medicación. Gracias a este servicio, mediante la entrega de la medicación semanal ordenada en tomas y días, garantizamos la adhesión al tratamiento de todas aquellas personas con dificultades para poder llevar la pauta de la medicación de forma adecuada.

Disponemos de servicio de nutrición. Yo, además de farmacéutica, soy diplomada en Nutrición y Dietética. Aunque me encantaría poder prestar yo misma ese servicio, el trabajo del día a día en la farmacia me hace imposible poder ver a pacientes para ayudarles a mejorar su alimentación u orientarles si tienen cualquier tipo de problema cuya solución sea una modificación de la pauta dietética. Por eso, contamos con un dietista-nutricionista que nos ayuda semanalmente en esa labor. Aunque pueda sonar raro decir esto como farmacéutica, la mejor medicina, es una buena alimentación.

Así mismo, contamos con una pequeña sección de ortopedia y de ayudas al mayor. Realizamos test de glucemia basal en ayunas para el control de los pacientes con diabetes y medición de tensión arterial.

 

La comunicación es imprescindible para minimizar los errores, adecuar los tratamientos y garantizar el mejor servicio y atención al paciente.

 

¿Cuál es el perfil de cliente que visita vuestra farmacia? ¿Piden muchos servicios farmacéuticos?

Aunque la tendencia está cambiando, en Argoños tenemos principalmente una población envejecida. El farmacéutico (el boticario de antaño), es ese primer referente de salud al que acudes cuando te pasa algo y que siempre está en el pueblo.

Viniendo de una ciudad más grande, es bonito ver ese trato directo de tú a tú que se da cada día en nuestra farmacia. Saber qué le pasa a cada persona, qué necesitan y cómo poder ayudarles es algo francamente gratificante.

Somos la única farmacia que hay en el municipio así que, vemos perfiles muy diferentes. Una parte importante, lo cubre el paciente polimedicado con múltiples patologías que viene prácticamente cada semana a la farmacia a por su medicación. El coche y la cercanía entre municipios, hacen que, tengamos también muchos clientes de paso que, al ver la cruz verde de la farmacia, se acercan puntualmente.

 

¿Qué herramientas de comunicación usáis con el paciente? ¿Cómo os soléis comunicar con ellos?

Generalmente, nos comunicamos con nuestros pacientes de forma verbal in situ en la farmacia. Pero, desde la llegada del COVID, muchas cosas han cambiado. Nos llaman más por teléfono y hemos empezado con el perfil de Facebook.

 

¿Y con los médicos? ¿Mantenéis una relación fluida?

Tenemos un consultorio con médico 3 días a la semana. La situación actual de la pandemia como consecuencia del COVID ha hecho que tengamos que adaptarnos a este nuevo escenario.

Prácticamente a diario, tenemos comunicación con el centro de salud. Intentamos aglutinar todas las modificaciones de la receta electrónica para comunicárselas al médico.

Todos formamos parte de una rueda que gira sobre el mismo eje. La comunicación es imprescindible para minimizar los errores, adecuar los tratamientos y garantizar el mejor servicio y atención al paciente.

 

Hacia marzo, empezamos a hacer pequeños vídeos breves para informar a nuestros vecinos de la situación COVID. Gracias a la buena acogida de los vídeos, fuimos ampliando la temática.

 

Hemos visto que la farmacia donde trabajas tiene un perfil de Facebook muy activo. ¿Qué importancia tienen las redes sociales para vosotros?

Inicialmente, no mucha, la verdad. Para ser sincera, no es un tema que controle especialmente, pero la realidad es que el consumidor es el que marca los tiempos y, hoy por hoy, es una muy buena herramienta de comunicación si sabes utilizarla.

Nuestro perfil de Facebook comenzó en la pandemia. Hacia marzo, empezamos a hacer pequeños vídeos breves para informar a nuestros vecinos de la situación COVID. Gracias a la buena acogida de los vídeos, fuimos ampliando la temática.

Cuando comencé a hacer los vídeos, pensé que todo quedaría en casa. Si me hubieran dicho que mis vecinos y mi familia veían los vídeos únicamente, me lo hubiera creído perfectamente. No fue así. La realidad es que hay vídeos con mucha repercusión. La gente no sólo de Argoños, sino también de pueblos aledaños, veía los vídeos.

A partir de ahí, te das cuenta que las redes tienen esa doble cara. Informar, educar, orientar y enseñar es mi labor cada día pero, igual que yo, cualquiera puede hacer lo mismo, y eso es peligroso si no se hace de forma adecuada.

El consumidor busca buena información y la realidad es que internet tiene toda esa información. El problema es que también hay mucha DESinformación. Intentamos, con un lenguaje cercano y sencillo, orientar y guiar a cada consumidor en temas muy diversos pero, la realidad es que, en los casos concretos, hay que acudir a la farmacia para que tu farmacéutico te ayude y guíe de forma individual.

 

¿Cómo imaginas la farmacia comunitaria del futuro?

Probablemente no sea tan diferente a la actual, aunque las formas o, mejor dicho, los medios con los que trabajaremos serán diferentes.

La farmacia comunitaria de pequeñas poblaciones no cambiará tanto. Por supuesto que estará más actualizada a los tiempos actuales con comunicación por redes sociales, a través del teléfono móvil… Pero, hoy por hoy, creo que para eso aún falta.

En municipios más grandes y en ciudades, la revolución tecnológica ha entrado de lleno a formar parte del día a día. Es una realidad que, nos guste o no, todos tenemos que aceptar. La esencia no tiene por qué perderse, pero si a día de hoy podemos conseguir prácticamente todo a golpe de un simple click, la farmacia no debería ser diferente.

Somos un establecimiento sanitario, pero los tiempos mandan y, nos guste o no, probablemente no quede tanto para que las prescripciones médicas te lleguen directamente a la puerta de casa, como hoy pasa con los productos de parafarmacia.

Es responsabilidad nuestra, de todos los farmacéuticos, hacer que esta transición sea lo más eficiente, adecuada y segura posible.

 

Por último, ¿qué mensaje le darías a un estudiante de farmacia que tiene toda su carrera profesional por delante?

Lo primero que les diría, si aún están estudiando y pueden, es que viajen a hacer el fin de carrera fuera. Al extranjero, si es posible. A posteriori, siempre te das cuenta que tus padres tenían razón cuando te decían que fueras a aprender inglés.

Yo estudié fuera de casa y estuve en Londres 4 meses terminando la carrera. No es tan importante el hecho de aprender la profesión farmacéutica cuando estás fuera, sino, sobre todo y principalmente, vivir la experiencia, conocer gente nueva, diferente, y aprender a desenvolverte en situaciones sin tener ese apoyo a tu lado que te hace todo mucho más fácil. Eso te da un bagaje y un saber estar que no se aprende ni se enseña en la carrera.

Lo segundo y último que les diría, sin ninguna duda, es que observen y aprendan de los que saben. Cuando yo terminé de estudiar, sinceramente, sabía muy muy poco de nuestra profesión en general, y de la oficina de farmacia y de la atención farmacéutica en particular.

Observar, escuchar y, si pueden, tener una libreta a mano para escribir las cosas importantes. Aprender de la experiencia de un farmacéutico en el mostrador con muchas horas de rodaje es el mejor consejo que creo que nadie me ha dado nunca. En mi caso, yo sólo puedo dar las gracias a todas las personas que me enseñaron día a día para llegar hasta la situación donde hoy me encuentro.

 

Puedes seguir a la farmacia de Raquel Pérez en Facebook.

 

Descubre más:

Atención Farmacéutica Domiciliaria 

Contenido relacionado