Historias de farmacia

Me quedo a dormir en tu farmacia

La Farmacia La Pasarela de Alicante explica algunas anécdotas curiosas de su farmacia.

Me quedo a dormir en tu farmacia
Lun, 17/09/2018
Comparte

Como os podéis imaginar, anécdotas se producen muchas, de todo tipo en una farmacia. De todas las que hemos vivido, nos quedamos con las siguientes. Cuando hicimos la reforma de la farmacia colocamos un sillón similar al del programa de televisión Chester y un paciente se quedó dormido en él.

Era la hora de cerrar y nos sabía mal despertarlo. De manera sutil lo hicimos, y para nuestra sorpresa nos dijo que no nos preocupáramos, que él se quedaba cuidando de todo, que se encontraba muy a gusto. Al final el cliente se marchó a su casa. Le resultó muy gracioso que le despertásemos. Nos reímos juntos y tras darnos las gracias se marchó.

Otra anécdota muy graciosa y curiosa pasó hace ya algún tiempo. En una ocasión un cliente se acercó a la farmacia y nos pidió papel higiénico y Maizena para hacer dulces. Sin duda una petición bastante sorprendente. Por último, siempre tenemos el caso de clientes que acuden a la farmacia a por un medicamento y habitualmente nos dicen lo mismo: “¿¡me das mis pastillas?!" Esa es la anécdota diaria, con la que siempre se nos escapa una sonrisilla cuando entramos en la rebotica.

La Farmacia La Pasarela tiene página de Facebook y también Twitter, además de página web.

Contenido relacionado