El observador del mes

Laura Lluís: “En la farmacia tenemos que trabajar para beneficiar la salud de las personas”

Farmàcia Laura Lluís

Farmàcia Laura Lluís
Vie, 30/12/2016
Comparte

Laura Lluís Gisbert es titular de farmacia desde hace casi cuarenta años. Empezó regentando una oficina de farmacia en la pequeña localidad de Batea (Tarragona). Siete años más tarde, se trasladó a Tortosa, en la misma provincia, hasta que finalmente, en 1998, consiguió la licencia que había solicitado hacía años, en Sant Carles de la Ràpita. En esta localidad es donde se ha quedado y donde hoy en día regenta, junto a su hija Aida Noé Lluís, una de las farmacias con más servicios de la zona.

Tu trayectoria nos muestra que eres una farmacéutica decidida, emprendedora e inquieta. ¿Por qué escogiste Sant Carles de la Ràpita?

Vi la posibilidad de abrir una oficina de farmacia de nueva implantación. Sabía que en esta localidad había un núcleo de la población que requería de una, y finalmente nos la dejaron abrir por eso. Inauguramos en noviembre de 1998. 

Este mismo espíritu innovador hace que apuestes claramente, desde el primer día, por los servicios. ¿Por qué crees que son importantes?

Debemos tener claro que la dispensación es muy importante y tenemos que destacar que es el farmacéutico el que controla la farmacología. Ahora bien, la situación nos lleva a replantearnos otras formas de ampliar nuestra cartera para poder salir adelante, y una de estas formas es implantando servicios. Además, los servicios son una buena forma de diferenciarse. Si el paciente viene a buscar el medicamento y ve que también puede controlarse la tensión o el colesterol, sabe que dispone del servicio y esto es bueno para él. Es por eso que implantamos servicios y cada vez estamos intentando ofrecer más.

¿Qué servicios ofrecéis en la farmacia?

Tenemos ortopedia a medida, control de los parámetros bioquímicos, medición de la tensión arterial, formulación magistral, dermocosmética y salud del deporte. También ofrecemos el SPD, para evitar errores de medicamentos; así, con el consenso entre el paciente, un familiar, el médico y el farmacéutico, controlamos que las personas, sobre todo mayores, se tomen la medicación correctamente. Como nuevos servicios, queremos incorporar la prevención del riesgo cardiovascular.

Este tipo de servicios son muy accesibles en la farmacia y permiten descongestionar los centros de salud…

Sí, es más fácil hacer, por ejemplo, una consulta simple en la farmacia porque pueden venir en cualquier momento, sin pedir hora. La palabra que mejor lo define es proximidad, los farmacéuticos somos más cercanos a la gente. Hay una serie de consejos y de dudas que podemos resolver. Eso sí, hablamos de patologías muy básicas.

¿Cuál es la principal dificultad para implantar un servicio?

Si se quiere implantar un servicio se debe hacer bien, te tienes que implicar, no por el hecho de tener una máquina de medir la tensión ya puedes ofrecerlo. Implica tiempo, preparación y formación, tienes que informar bien al paciente.

A veces el hecho de cobrar estos servicios puede verse como una dificultad, pero sin cobrarlos no se pueden hacer. El farmacéutico es una persona titulada que dedica un tiempo a ese servicio, como el electricista que realiza una instalación; es un servicio que tiene un precio. En la farmacia tenemos que trabajar para beneficiar la salud de las personas, pero recordemos que tenemos que vivir de esto, somos una empresa.

Vuestra farmacia está también muy presente en el espacio digital e incluso habéis implantado un servicio de Whatsapp. ¿Qué uso diario dais a estas herramientas?

Entramos en este tema no sólo para publicitar lo que hacemos en la farmacia, también es un canal en el que damos consejos de salud a la gente, les comentamos aspectos curiosos y útiles que les ayuden. Nos hemos dado cuenta de que, aunque las personas mayores no tanto, las personas jóvenes están en este mundo y debemos entrar en él si queremos salir adelante.

Contenido relacionado