Consejos de salud

Ayudando a los pacientes a respirar mejor

El primer martes de mayo se celebra el Día Mundial del Asma.

Ayudando a los pacientes a respirar mejor
Mar, 01/05/2018
Comparte

El primer martes de mayo se celebra el Día Mundial del Asma. Es un buen momento para recordar cómo la asistencia farmacéutica puede ayudar al paciente con asma a llevar un control adecuado de esta enfermedad y mejorar su calidad de vida.
 

Prevalencia del asma


Un 5% de los adultos y un 10% de los niños [1]
en España sufren asma y se calcula que entre el 60% y el 70% de ellos no siguen un control médico de la enfermedad. Aunque la patogénesis del asma es compleja, se han identificado varios factores que pueden ser desencadenantes además de los factores genéticos: entre ellos, el desarrollo industrial, el tipo de alimentación, la contaminación ambiental, la obesidad y el tabaquismo.


La toma de conciencia del asmático sobre su enfermedad es clave para llevar un seguimiento y tomar las medidas adecuadas. La farmacia puede ofrecer educación, consejo y seguimiento e instruir al paciente con asma acerca de aspectos relevantes:

 

  • Técnica de administración de fármacos inhalatorios. Muchas personas no emplean de forma correcta los dispositivos de inhalación, lo que puede hacerlos inefectivos.
     
  • Reconocimiento temprano de los síntomas y de una crisis.
     
  • Qué hacer ante una infección respiratoria.
     
  • Factores desencadenantes y agravantes.
     
  • La función y los efectos adversos frecuentes de la medicación.
     

Terapia y prevención


La terapia para el asma tiene el objetivo de conseguir la desaparición de los síntomas crónicos y reducir al mínimo las exacerbaciones. Para llevar un control adecuado, es necesario conocer también los desencadenantes indirectos como: algunos tipos de fármacos, el ejercicio físico, los aditivos alimentarios como los sulfitos, contaminación ambiental, emociones y/o estrés y otras condiciones clínicas como la menstruación, el embarazo, el reflujo gastroesofágico y la sinusitis.

 

Seguimiento en farmacia


Los profesionales farmacéuticos tienen acceso a formación y guías prácticas sobre el tratamiento del asma para asesorar al paciente. Según 7 estudios observacionales y 14 pruebas de intervención [2]
 realizadas en 20.000 individuos, una alta proporción de pacientes con asma llevan un control insuficiente de la enfermedad. En este caso, en las pruebas de intervención, en las que los farmacéuticos se implicaron, se observó una mejora de la calidad de vida de los pacientes, una mejor técnica de inhalación y una reducción de las exacerbaciones.

Los pacientes también pueden someterse a una prueba de diagnóstico en farmacia para valorar la funcionalidad pulmonar (espirometría) y hacer un seguimiento con Medidores de FEM (medición del Flujo Espiratorio Máximo).
 

Medidas higiénico-dietéticas


El farmacéutico puede dar al paciente algunas pautas para llevar un buen control del asma, sobre el uso correcto del inhalador y la gestión de la actividad física [3]
. Algunos de los consejos generales son:
 

  • Para usar el inhalador, quitar la tapa y sacudirlo en posición vertical. Hacer una espiración lenta y profunda. Colocar la boquilla en la boca con la lengua baja y relajada. Inspirar lentamente por la boca y, una vez iniciada la respiración, seguir inspirando lenta y profundamente. Tras retirar el cartucho de la boca, aguantar la respiración durante unos 10 segundos.
     
  • En una crisis de asma, aplicar 4 inhalaciones del medicamento indicado cada 10 minutos (3 veces) y sentarse (no acostarse) con los brazos apoyados, tratando de relajarse y de respirar lenta y profundamente hasta que el medicamento haga efecto.
     
  • Evitar el tabaco y la exposición pasiva al humo (especialmente en el asma infantil).
     
  • Evitar los agentes inhalados agravantes como los ácaros y hongos, polen, agentes contaminantes, pelo de animales, etc.
     
  • Evitar moquetas, alfombras y cortinas en la habitación (limpiar diariamente las superficies con un aspirador potente).
     
  • Evitar abrir las ventanas en las épocas de polinización si se sufre alergia al polen.
     
  • Evitar cambios bruscos de temperatura, aire frío y humedad ambiental.
     
  • Seguir una dieta equilibrada sin bebidas demasiado frías y con cenas ligeras, siempre unas horas antes de acostarse.


Realizar ejercicio físico en situaciones de asma controlada, ya que, de lo contrario, pueden causar broncoespasmo. La práctica moderada de actividad física beneficia el mantenimiento de la función respiratoria.

 

Referencias:

[1] SEPAR. Día Mundial del asma. Nota de prensa. Disponible en: https://www.separ.es/sites/default/files/SEPAR_d%C3%ADa_mundial_asma.pdf

[2] Senna, Gianenrico et al. The role of the pharmacy in the management of bronchial asthma. Annals of Allergy, Asthma & Immunology, Volume 118, Issue 2, 161 – 165. Disponible en: http://www.annallergy.org/article/S1081-1206(16)31223-6/fulltext [último acceso: abril 2018]

[3] Marian March, et al. Qué hay que saber para implementar el servicio de Atención Farmacéutica al paciente asmático. Universitat de Barcelona. Disponible en: http://diposit.ub.edu/dspace/bitstream/2445/30722/1/aula%20asma.pdf  [último acceso: abril 2018]

Contenido relacionado