Salud

Atención farmacéutica a las personas mayores

En 2049, cerca del 32% de la población española tendrá más de 65 años y el 12% más de 80 años. Por esto, la atención farmacéutica hacia las personas mayores, enfocada en la prevención y promoción de la salud, es más importante que nunca.

Atención farmacéutica a las personas mayores
Mié, 08/11/2017
Comparte

La farmacia comunitaria ha de ser el referente sanitario de este colectivo para acompañarlo hacia un envejecimiento saludable y activo.

Servicios farmacéuticos en la atención a personas de edad avanzada

Algunos de los servicios que la oficina de farmacia ofrece a seniors son los siguientes:

  • Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD). Las personas mayores acuden asiduamente a su farmacia de confianza para que les informen de sus medicamentos y se los ordenen en blísteres para una mejor administración.

 

  • Atención domiciliaria y teleasistencia. Cada vez es más habitual que las oficinas de farmacia se desplacen a los domicilios de las personas mayores para suministrarles su medicación y que también dispongan de un servicio de atención mediante teleasistencia.

 

  • Evaluación nutricional. Los mayores pueden tener problemas de malnutrición. El servicio nutricional de las farmacias puede ayudar a elaborar una dieta adecuada a cada caso.

 

  • Cesación tabáquica. Los farmacéuticos deben animar también de manera continuada a las personas de edad a dejar de fumar. Los programas de cesación tabáquica y el uso de parches o chicles de nicotina son algunas de las alternativas.

 

  • Servicios de ortopedia para facilitar la movilidad a aquellas personas que sufren dolor, y que tienen dificultades para realizar sus actividades cotidianas.

 

  • Servicios de dermocosmética enfocados en el cuidado de la piel frágil debido al paso del tiempo y al uso de determinados medicamentos.

 

  • Cursos de formación. Desde la farmacia, hace años que se incentivan los cursos de formación y asesoramiento farmacéutico para mejorar la comprensión de los medicamentos por parte de personas de la tercera edad y mejorar su bienestar.

 

El papel del farmacéutico comunitario es esencial para promover el envejecimiento activo y saludable. Para conseguirlo, las farmacias deben llevar a cabo un seguimiento de cada paciente y mantener una comunicación abierta y fluida en todo momento.

Contenido relacionado