Historias de farmacia

La pastilla colorada

Damien Biraud, farmacéutico francés y titular de farmacia, nos explica una anécdota curiosa que ocurrió poco después de venir de Francia. Un paciente que pedía la pastilla de la tensión, aunque no estaba muy claro qué pastilla era…

Mié, 02/09/2020
Comparte

Un día me vino una señora que vivía en Girona desde hacía unos 10 o 20 años, hablaba en castellano y era de origen andaluz, así que hablaba con ese acento en el que nunca acaban las palabras. Vino a buscar la pastilla de la tensión, pero no se acordaba de cómo se llamaba la pastilla. Le preguntamos, pero no lo sabía. Le preguntamos de qué color era la pastilla y dijo que la pastilla era colorada. Para mí, colorada significaba que era de un color, pero quería saber de qué color. No sabía que colorada correspondía al rojo. Entonces, me empeñé en saber de qué color era la pastilla. La conocíamos bien, había confianza. Era una vecina, una mujer mayor. Yo decía: “¿pero de qué color es?”, y me respondía “es colorada”. Yo decía: “sí, ¿pero qué era: verde, rojo, azul…?”. Quizás fueron unos 30 segundos pero, al cabo de un rato, me di cuenta que, detrás, me llamaba la otra adjunta, que era muy maja, y me dice: “Damien, ven. Colorada significa que es de color roja”. Entonces, empezamos a reírnos mucho porque podía haber pasado ahí la tarde torturando a la pobre preguntándole de qué color era la pastilla.

Esto era con el castellano, pero me pasó lo mismo con el catalán. Un día me vino un señor que hablaba de un problema de su perro, un “gos” (perro). Yo, igual hacía un mes que estaba en Catalunya y el catalán de Girona es un poco cerrado. Cuesta de entender. Yo entendía que tenía una micosis. Yo pregunté “¿dónde tiene el hongo?” y dice “no, no, és per un gos”, y yo “sí, sí, entiendo que es por un hongo, ¿pero dónde lo tiene: en el pie, en las manos, en la uña…?”. Hasta que salió al rescate el adjunto y me dijo “te está preguntando por un perro, que tiene un problema”.

Contenido relacionado