El observador del mes

Vicente J. Baixauli, farmacéutico y vicepresidente de SEFAC: “la farmacia comunitaria del futuro apunta hacia la servitización y la personalización”

Vicente J. Baixauli compagina su actividad como farmacéutico comunitario en la farmacia Vicente J. Baixauli en Mislata (Valencia) y la vicepresidencia de SEFAC desde 2009.

Vicente J. Baixauli
Mié, 15/05/2019
Comparte

Historia de la farmacia. ¿Cuánto hace que está abierta?

Su historia es muy corta, pues su apertura ha sido relativamente reciente. Lleva abierta desde el 13 de febrero de 2006 como consecuencia de la adjudicación de la autorización para la apertura de una nueva oficina de farmacia en Mislata, en la convocatoria del año 2004 de la Conselleria de Sanidad de la Comunidad Valenciana.

Cuéntanos un poco de ti, Vicente. ¿Cuántos años hace que ejerces de farmacéutico?

Ejerzo prácticamente desde que acabé, hace unos 27 años. Al principio trabajaba a tiempo parcial, tardes, veranos, etc. para poderlo compaginar con la realización de cursos de formación, la realización de la tesina y la titulación de ciencia y tecnología de los alimentos. Posteriormente trabajé unos años como adjunto de mi padre, luego unos años como titular y más tarde varios años como cotitular con mi hermano hasta 2006, en que abrí la actual farmacia y en la que llevo ejerciendo como farmacéutico titular los últimos 13 años.

¿Por qué decidiste ser farmacéutico?

La verdad es que no fue una decisión clara, pues siempre me han gustado las ciencias de la salud. Podría haber estudiado biología, medicina… Pero fue la bioquímica aplicada a la vida la que me inclinó hacia farmacia. Al terminar me gustaban varias salidas profesionales, pero creo que el contacto con la farmacia comunitaria me enganchó y finalmente opté por esta salida profesional.

¿Cuántas personas forman parte del equipo de vuestra farmacia?

Somos 3 farmacéuticos: Laura, Fernando y yo. Y un técnico en farmacia y parafarmacia, Adrián.

Vicente Baixauli Equipo

De los servicios que ofrecéis en vuestra farmacia, ¿cuáles destacarías?

La formulación magistral y la consulta farmacéutica, aunque espero en un futuro poder destacar otros.

Vemos que, además de la prestación farmacéutica, en vuestra farmacia hay un área de docencia e investigación. Háblanos un poco sobre ella.

Creo que ambas actividades son servicios profesionales farmacéuticos no asistenciales que se pueden y que de hecho se prestan en la farmacia comunitaria. Pero como tantas otras actividades que se hacen en la farmacia, no se nos reconocen, no se les da importancia, no se les quiere dar publicidad.

En el área de docencia incluyo la formación que se proporciona a los estudiantes que vienen a la farmacia a cursar la asignatura de prácticas tuteladas, o a estudiantes de cursos de postgrado que quieren realizar prácticas en la farmacia comunitaria.

En el área de investigación incluyo todos los estudios en los que participamos desde la farmacia. Esta área está pendiente de transformarla en servicio, pero lo haré muy pronto de la mano de SEFAC.

¿Hacia dónde apunta la farmacia del futuro?

Creo que la farmacia comunitaria del futuro apunta hacia la servitización y la personalización, centrándose en la prestación de servicios farmacéuticos asistenciales.

¿Cuál es el perfil de cliente que visita vuestra farmacia?

Nuestra farmacia está ubicada en un barrio antiguo del municipio de Mislata. Nuestros pacientes y usuarios son personas mayores, en su mayoría polimedicadas, pero también contamos con población inmigrante de mediana edad con pocos recursos.

¿Qué herramientas de comunicación usáis con el paciente? ¿Cómo os soléis comunicar con ellos?

Somos una farmacia normal. No tenemos ninguna receta mágica, creo que como todo el mundo utilizamos las imágenes y las palabras. Nos comunicamos cara a cara, de persona a persona, respetando su intimidad e intentando desde nuestros conocimientos mejorar su estado de salud.

¿Y con los médicos? ¿Mantenéis una relación fluida?

La relación con los médicos es reflejo de la relación entre la farmacia comunitaria y el Sistema Nacional de Salud, sencillamente no hay relación. La comunicación en mi caso es unidireccional por los informes de derivación que nosotros enviamos al médico por escrito en sobre cerrado a través del paciente cuando creemos necesario. Lamentablemente nunca he tenido respuesta ni llamadas ni comunicación por ningún profesional sanitario del municipio, ni tampoco por parte de la administración sanitaria desde que abrí la farmacia. Para que haya una relación ha de haber interés por ambas partes, y desgraciadamente no parece haber mucho interés en mi municipio para ello. Mantengo muy buenas relaciones con los médicos de las sociedades científicas con los que trabajamos conjuntamente, si bien ésta no es una relación clínica.

Y ahora hablemos de redes sociales. ¿La Farmacia Vicente J. Baixauli tiene presencia en redes sociales? ¿Tenéis algún proyecto a nivel online?

No. Reconozco la importancia de las redes sociales pero todavía no tengo claro cómo encajar las redes sociales con el papel de la farmacia comunitaria tal y como yo la concibo. Hay mucho que pensar antes de hacer, por eso no tenemos ningún proyecto a nivel online que no sea la simple presencia en internet con una web informativa. Creo que las redes sociales y las nuevas tecnologías se han de utilizar en otro sentido al que se utilizan actualmente. En ese sentido sí que estamos haciendo algunas cosas y en breve gracias a SEFAC avanzaremos en un proyecto online.

No podríamos concluir esta entrevista sin hablar de la vicepresidencia de SEFAC. Este año es tu décimo año en la vicepresidencia y es una cifra redonda que invita a la reflexión. ¿Qué destacarías de estos diez años?  

Ha sido una experiencia en todos los sentidos. Le he dedicado muchísimas energías a SEFAC, prácticamente la he visto nacer y llegar a donde está ahora gracias a todos los farmacéuticos que han creído y apoyado este proyecto de sociedad científica. Aunque desgraciadamente todavía hay muchos farmacéuticos que no tienen cultura de sociedad científica en la farmacia comunitaria, muchos compañeros van sumándose a una realidad incuestionable. En mi caso me ha enriquecido a todos los niveles. He conocido lo mejor de la profesión, tanto humana como profesionalmente, y me he dado cuenta de nuestro gran potencial, pero también de nuestras debilidades. También he conocido a otros magníficos profesionales tanto dentro de nuestra sociedad como de otras sociedades científicas y de pacientes, de la universidad, de la industria farmacéutica y de la administración sanitaria. Destacar algo después de la frenética actividad que se ha desarrollado en estos 10 años es realmente difícil, pero si tengo que elegir, me quedaría con el impulso que SEFAC ha dado a la farmacia comunitaria, movilizando lo que no se movía, ilusionando a los que creen en la farmacia profesional y desarrollando los servicios profesionales farmacéuticos de los que ahora tanto se habla.

Contenido relacionado