El observador del mes

Miguel Ángel Gastelurrutia: “Todavía falta mucho para que veamos una farmacia comunitaria verdaderamente asistencial”

Miguel Ángel Gastelurrutia es el actual presidente del COF Gipuzkoa y uno de los fundadores de SEFAC. Lleva más de 40 años ejerciendo la farmacia comunitaria y desde 2003 es el titular de la Farmacia Gastelurrutia, en Donostia.

Miguel Ángel Gastelurrutia: “Todavía falta mucho para que veamos una farmacia comunitaria verdaderamente asistencial”
Mié, 24/07/2019
Comparte

Cuéntanos un poco de ti, Miguel Ángel. ¿Cuántos años hace que ejerces de farmacéutico? ¿Por qué decidiste ser farmacéutico?

Mi padre era farmacéutico de un pequeño municipio guipuzcoano, Eskoriatza, y desde que yo era pequeño, ante la pregunta de ¿qué quieres ser de mayor?, esa en la que los niños responden, bombero, policía o futbolista, yo ya decía que quería ser farmacéutico, añadiendo, “para ayudar a mi aita”. Hoy mi motivación es otra, pero sigo siendo un farmacéutico que ama su profesión, que reflexiona sobre su profesión y al que le preocupa el devenir de su profesión. Llevo ejerciendo en farmacia comunitaria desde que me licencié el año 1978, es decir 41 años, con un descanso entre 2000 y 2003 por razones de índole personal.

 

Desde que yo era pequeño […] yo ya decía que quería ser farmacéutico, añadiendo, para ayudar a mi aita

 

Eres titular de la Farmacia Gastelurrutia, en Donostia. ¿Cuánto hace que está abierta? ¿Siempre ha estado en la misma ubicación? ¿La denominación de la farmacia ha sido siempre la misma?

Adquirí la farmacia en traspaso el año 2003. Anteriormente la farmacia pertenecía a María Teresa Espinosa, esposa de Raúl Guerra Garrido a quienes les acabamos de organizar un homenaje en el Colegio de Farmacéuticos de Gipuzkoa. Ella fue su primera titular y tras el traspaso pasó a denominarse Farmacia Gastelurrutia.

¿Cuántas personas forman parte del equipo de la farmacia?

En este momento, y con diferentes porcentajes de tiempo de trabajo, somos 9 personas incluyéndome a mí, 6 farmacéuticos, 2 auxiliares y 1 técnico en farmacia. Uno de los farmacéuticos trabaja fuera de la farmacia, en una Residencia de ancianos a la que prestamos el servicio.

 

Soy un gran defensor de este servicio [el Seguimiento Farmacoterapéutico], por el que vengo luchando desde finales de los años 90

 

¿Qué servicios ofrecéis en la farmacia?

Junto a los servicios habituales de Atención Farmacéutica (Dispensación, Indicación Farmacéutica o Formulación Magistral) estamos participando en los programas concertados entre los Colegios vascos y el Departamento de Salud. Por ello, participamos en el programa de detección precoz de VIH y sífilis, dispensación supervisada de metadona y en el Programa de Mejora del uso de Medicamentos en personas atendidas en servicios de ayuda domiciliaria del ayuntamiento (MUMSAD).

Antes de seguir, me gustaría hacer una referencia al servicio que considero más importante por su efectividad; es el Seguimiento Farmacoterapéutico (SFT). Aunque soy un gran defensor de este servicio, por el que vengo luchando desde finales de los años 90, en este momento, en la Farmacia, no lo realizamos. Lo digo con un cierto amargor, pero tras haber tenido hasta 200 pacientes en seguimiento (experiencia de la que salió una tesis doctoral y varios artículos en revistas de impacto) como no se cobraba por el mismo (y sigue sin cobrarse) y la rentabilidad de la farmacia iba disminuyendo, hace unos años tuve que decidir si seguía con la Farmacia o con el SFT; decidí, obviamente, salvar la farmacia, lo que supuso algún despido de personal y hoy, aunque no lo hacemos, sigo luchando por conseguir su remuneración y poder así retomar su práctica.

Además de los ya descritos, realizamos SPD a pacientes concretos, y medidas de parámetros clínicos como el peso y talla, medida de la presión arterial y pruebas de química seca como la glucemia o el colesterol. Participamos en el programa de Comunicación entre Farmacias y Profesionales de la AP que se desarrolla, entre otros sitios, en Donostia. La Farmacia ofrece otros servicios, no asistenciales, como pueden ser la eliminación de medicamentos y residuos de medicamentos (SIGRE), la determinación del tipo de piel o la colocación de pendientes.

Miguel Ángel Gastelurrutia Consulta

De ellos, ¿cuáles son los más importantes o los que destacarías?

Todos ellos cuentan para ir constituyendo una cartera o catálogo de servicios que permita empezar a pensar en una farmacia centrada en el paciente, lo que hoy se denomina farmacia asistencial, que no es sino la farmacia de los servicios clínicos. Si no hay servicios asistenciales remunerados no se podrá hablar de farmacia asistencial, aunque hoy todo el mundo se refiera a ella. Es preciso que todos los agentes implicados obtengan alguna rentabilidad de los mismos: los pacientes (beneficio clínico), el pagador (inversión en servicios coste-efectivos) y el prestador del servicio (si no hay rentabilidad, no hay sostenibilidad posible). Mi opinión personal es que todavía falta mucho para que veamos una farmacia comunitaria verdaderamente asistencial que obtenga una rentabilidad, digamos de alrededor del 10%, derivada de la prestación de servicios orientados al paciente. ¡Con ese objetivo sigo trabajando!

¿Cuál es el perfil de cliente que visita vuestra farmacia? ¿Piden muchos servicios farmacéuticos?

El barrio de Altza en el que está ubicada la farmacia, es un barrio heterogéneo originado en los años 60 como consecuencia del boom económico y de la consiguiente inmigración hacia nuestro territorio. Hoy, junto a personas mayores, muchos de ellos inmigrantes, hay cada vez más gente joven que huyendo de los imposibles precios del centro de la ciudad se quedan a vivir en un barrio periférico pero perteneciente a San Sebastián. Por tanto, hay una comunidad grande de pacientes mayores junto a otra creciente de gente joven.

¿Qué herramientas de comunicación usáis con el paciente? ¿Cómo os soléis comunicar con ellos?

Aunque la Farmacia está enfrente del centro de salud yo la considero una farmacia de barrio, más que de paso, y por tanto conocemos bien a los pacientes.

¿Y con los médicos? ¿Mantenéis una relación fluida?

Con los médicos hemos tenido los problemas de comunicación habituales, incluso cuando hacíamos SFT, aunque ahora, con el programa de Comunicación al que antes he hecho referencia, las cosas están cambiando. Hemos tenido reuniones en el Centro de Salud, nos hemos puesto cara, y ahora la relación ha mejorado.

 

Lucho por una farmacia centrada en el paciente

 

Y ahora hablemos de redes sociales. ¿La Farmacia Gastelurrutia tiene presencia en redes sociales?

La verdad es que no. Yo a nivel personal estoy en todas las redes (Twitter, Facebook, Instagram, etc.) pero como Farmacia no. Tenemos una página web que no está actualizada.

Vemos que tenéis página web. ¿Qué uso e importancia le dais?

No la utilizamos. En una época, me pareció que podía ser una herramienta importante para transmitir información a los usuarios, pero no sé si me adelanté en el tiempo o qué, no se utilizaba apenas, no tenía visitas, y ahí sigue, parada.

Al margen de su utilidad, como ya he dicho, lucho por una farmacia centrada en el paciente y todo aquello relacionado con la venta de producto me preocupa más bien poco, justo lo imprescindible, dada la actual actividad de la farmacia, para que la farmacia siga generando un mínimo de rentabilidad.

Además de la titularidad de la Farmacia Gastelurrutia. también eres fundador de SEFAC. Háblanos de tu contribución a SEFAC y cómo valoras la aportación de SEFAC a la farmacia comunitaria.

Es una pregunta que podría llevarme mucho tiempo, pero intentaré ser breve. Es cierto que soy uno de los once farmacéuticos que, de la mano del gran Paco Martínez, nos reunimos en un hotel de Madrid en julio del año 2000 para constituir la sociedad científica que tanto necesitábamos. Queríamos que los farmacéuticos comunitarios tuvieran voz propia y que se reconociera el trabajo profesional que se hace en la farmacia comunitaria. He pasado por distintas situaciones de responsabilidad en la sociedad en la que he sido Presidente y también presidente del comité científico. En la actualidad soy un socio más que intenta apoyar y colaborar en lo que puede con la actividad de la misma que, aprovecho para decirlo, hace un gran papel en defensa de la farmacia comunitaria española.

Miguel Ángel Gastelurrutia Charla

Desde hace casi un año, eres el lehendakari del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa (COFG), cargo que ya ocupaste en el periodo 97-00. Háblanos sobre los objetivos que os habéis marcado para este nuevo mandato.

Nuestro programa tiene dos grandes líneas maestras de trabajo tratando de continuar lo iniciado por la Junta anterior con Ángel Garay como presidente. Por un lado, y como objetivo principal, estamos trabajando en la promoción de servicios profesionales asistenciales remunerados; creo que éste es el gran reto que tiene planteada la profesión y que requiere de una reflexión profunda de profesionales y líderes sobre conceptos como profesión, remuneración, acceso a la titularidad, planificación, etc. Además, y es el segundo gran objetivo, pretendemos profundizar en el rol social de la farmacia. Entendemos que la farmacia por sus características, con la presencia de un profesional de la salud, distribución geográfica presente en todos los barrios y zonas poblacionales, por su cercanía y conocimiento de los usuarios, etc., es un elemento que puede jugar un papel más importante en el entorno social. Estamos trabajando en distintos proyectos como Farmacia amigable o Erlauntza. Estos son los dos grandes ejes sobre los que pivota nuestra actividad al margen de otros muchos temas que, evidentemente, estamos abordando, como por ejemplo la organización de las unificaciones de guardias nocturnas, o el pilotaje a nivel nacional de la receta privada en papel.

¿Qué iniciativas estáis impulsando desde el COFG de cara al farmacéutico comunitario?

Gran parte de la actividad del Colegio está orientada a mejorar la práctica diaria del farmacéutico comunitario que supone el colectivo de colegiados más numeroso. En este sentido se les traslada y explica toda la normativa legislativa, se pone a su disposición un CIM que da respuesta a sus dudas, se ofrece formación específica en muchos casos de elaboración propia, hemos puesto en marcha un sistema de cursos mediante grabaciones en video, estamos apoyando la implantación de la verificación y desactivación de medicamentos, estamos pilotando, como he dicho, la receta privada en papel, potenciamos programas de comunicación con el médico, estamos avanzando en la seguridad de los medicamentos trabajando en Farmacias centinela o impulsando proyectos de investigación como el que se está desarrollando en el alto Deba con medicamentos de seguimiento adicional, en fin, la actividad es inmensa con el objetivo de ir integrando la farmacia comunitaria en el sistema vasco de salud de una manera funcionalmente eficiente.

 

Gran parte de la actividad del Colegio está orientada a mejorar la práctica diaria del farmacéutico comunitario, que supone el colectivo de colegiados más numeroso

 

Por último, ¿qué mensaje le darías a un estudiante de farmacia que tiene toda su carrera profesional por delante?

Si se va a dedicar a realizar una actividad asistencial, que es lo más probable, le diría que siempre tenga en mente al paciente, y que, si hace esto de verdad, acertará; le diría que mire al futuro con ilusión porque le va a tocar una época de cambio ya que la farmacia tiene que transformarse y lo tiene que hacer de verdad.

Lo digo porque hay una serie de asuntos fundamentales que probablemente le tocará vivir, antes o después, a pesar de que son asuntos que, en general, los líderes profesionales actuales suelen tratar de obviar o al menos aplazar.

¿Cómo cuáles?

Aspectos como la remuneración del farmacéutico: no es sostenible seguir pensando en un margen sobre el precio de un producto ya que los precios van a seguir a la baja (el 27,9% de cero es cero), y los nuevos medicamentos, las innovaciones, van a tener precios muy elevados por lo que no irán a la farmacia.

O la remuneración de los servicios: si los servicios asistenciales no son rentables, no serán sostenibles, o lo que es lo mismo, si no se pagan no se harán. Por tanto, si la farmacia tiene que ser asistencial, habrá que pensar en la remuneración de los servicios.

También el acceso a la titularidad. Creo que este asunto merece un debate junto a la planificación de farmacias de manera responsable; no puede haber farmacias en núcleos tan pequeños como los que hoy existen que, en mi opinión, en algunos casos ni siquiera justificarían la existencia de un botiquín: las farmacias tienen que ser lo más grandes posible, con el mayor número de profesionales y atender las necesidades relacionadas con los medicamentos de los pacientes. Para que se pueda defender una planificación de ese tipo, es necesario revisar el acceso a la titularidad. Otro asunto muy relacionado con la planificación y el acceso a la titularidad es el desarrollo profesional (carrera profesional) en la farmacia comunitaria.

En fin, hay muchos retos con los que los jóvenes estudiantes y los recién egresados van a tener que convivir, pero eso es precisamente lo que puede enriquecer a una profesión; el ser capaz de afrontarlos mirando al futuro sin miedo, con ilusión y optimismo.

Contenido relacionado

“La sección El Observador del Mes de Tevafarmacia contiene opiniones de terceros, ello no implica que Teva Pharma, S.L.U. (Teva) suscriba dichas opiniones. Por ello, Teva no se hace responsable de las opiniones de los autores y se exime de toda responsabilidad, así como de los comentarios realizados por nuestros lectores y que sean publicados en esta página web o en redes sociales”