Salud

Ortopedia en la farmacia

Un servicio de ortopedia en la botica puede ser una oportunidad para cubrir las necesidades de la población de más edad, pero también las de deportistas y otros pacientes.

Ortopedia en la farmacia
Jue, 21/05/2020
Comparte

La ortopedia es una especialidad dedicada a corregir o evitar traumas o deformidades del cuerpo humano [1]. Según la Federación Española de Ortesistas y Protesistas, el 9% de la población española recibe asistencia ortopédica, tanto la técnica (prótesis para pies, por ejemplo), como la menor (rodilleras, tobilleras…) [2].

Disponer de un servicio de ortopedia significa ofrecer una atención mucho más integral, complementar la asistencia en la farmacia y mejorar la salud y calidad de vida del paciente.

 

Clasificación de productos ortopédicos

La oficina de farmacia puede ofrecer dos tipos de productos ortopédicos: técnicos o de ortopedia menor [3]. Los productos técnicos son aquellos adaptados, personalizados para cada persona según sus necesidades. Entre ellos se incluyen prótesis o escayolas. Para la venta de productos técnicos, se requiere una titulación específica en técnico de ortopedia y se debe solicitar a la comunidad autónoma un permiso [4].

Sin embargo, la gran mayoría de productos ortopédicos que se ofrecen desde las farmacias son de ortopedia menor. Algunos de los accesorios o productos básicos que pueden ofrecerse se pueden clasificar en [3]:

  • Baños: sillas de ducha, sillas de WC, asideros, accesorios de ducha o bañera...
  • Camas: colchones, cojines, complementos...
  • Movilidad: andadores, bastones, muletas, sillas, sillas motorizadas…
  • Extremidades superiores: órtesis para cuellos, hombro, codos, manos, muñecas...
  • Extremidades inferiores: órtesis para muslos o gemelos, rodilleras, tobilleras, medias...
  • Tronco: Collarines, fajas...

 

Perfil de paciente ortopédico

La población ha incrementado su esperanza de vida. El envejecimiento de la población implica el desarrollo de afecciones propias de la edad, como pueden ser artrosis, cataratas, anemias u otras enfermedades [5]. Estas patologías pueden complicar el desarrollo normal del día a día en personas mayores. Sin embargo, hay otros perfiles de potenciales usuarios de ortopedia, por lo que debemos tenerlos todos en cuenta.

  • Gente mayor

Es el usuario más frecuente en el servicio de ortopedia. Las personas de avanzada edad suelen desarrollar enfermedades como Alzheimer, Párkinson u otras afecciones como glaucomas, artrosis, anemia, etc. Todos estos factores pueden ser de riesgo en el día a día de las personas mayores, por lo que la ortopedia puede convertirse en un soporte y un aliado para la prevención de caídas: andadores, bastones, sillas, etc. [5].

  • Personas con gente mayor a cargo o cuidadores

Este colectivo normalmente acude a la farmacia en busca de ayuda técnica para madres y padres de edad avanzada, que suelen presentar problemas de movilidad o incluso estar encamados. Este colectivo puede requerir, además de los elementos antes mencionados para la movilidad de personas de avanzada edad, otros elementos como sillas para la ducha o el WC, cojines, elevadores…

  • Deportistas

Un perfil diferente son los deportistas. Entre estos se pueden encontrar runners, esquiadores, jugadores amateurs o profesionales de deportes como el futbol o el baloncesto, etc. Los clientes que practican deporte frecuentemente sufren sobrecargas o lesiones como el “codo de tenista”. La ortopedia en este caso puede ser de gran ayuda en la recuperación o prevención con productos como rodilleras o coderas.

 

La ubicación de la farmacia también influirá en la asistencia de diferentes perfiles de usuarios y, por tanto, diferentes necesidades a cubrir y stock para garantizar el servicio al paciente. Por ejemplo, en zonas cerca de hoteles donde frecuentan usuarios del IMSERSO o residencias de ancianos encontraremos más pacientes de edad avanzada o cuidadores. En cambio, los hospitales pueden incluir todo tipo de perfiles: traumatismos, postoperatorios... En lugares como zonas de esquí abundarán clientes que pueden requerir accesorios como rodilleras o muñequeras. Todos estos lugares son susceptibles de atender a clientes con necesidades específicas en ortopedia [6].

 

Referencias

[1] Ortopedia. Real Academia Española. Disponible en: https://dle.rae.es/ortopedia [Acceso: 20/03/2020]

[2] El 9% de la población española precisa servicios ortopédicos y asistencia (2014). El Confidencial. Disponible en: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2008-11-28/el-9-de-la-poblacion-espanola-precisa-de-servicios-ortopedicos-y-asistencia_355555/ [Acceso: 20/03/2020]

[3] La Ortopedia, una oportunidad (I) (2018). Aula de Farmacia. Disponible en: http://www.auladelafarmacia.com/articulo/gestion/ortopedia-oportunidad-i/20181024110719002498.html [Acceso: 09/03/2020]

[4] Gorgues Zamora, J. Organización de una sección de ortopedia en la oficina de farmacia (I). Gabinete ortoprotésico (2005). Elsevier. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-organizacion-una-seccion-ortopedia-oficina-13071471 [Acceso: 09/03/2020]

[5] Rubenstein, L. Caídas en los ancianos (2016). Manual MSD. Disponible en: https://www.msdmanuals.com/es/professional/geriatr%C3%ADa/ca%C3%ADdas-en-los-ancianos/ca%C3%ADdas-en-los-ancianos [Acceso: 20/03/2020]

[6] Ortopedia: una sección hecha a medida del farmacéutico (2019). Correo Farmacéutico. Disponible en: https://www.correofarmaceutico.com/gestion/oficina-de-farmacia/ortopedia-una-seccion-hecha-a-medida-del-farmaceutico.html [Acceso: 09/03/2020]

Contenido relacionado