Salud

La oficina de farmacia ayuda a tener una salud de hierro

El déficit de hierro es algo habitual y se puede combatir mediante la ingesta de alimentos adecuados y suplementos indicados por un médico.

La Oficina de Farmacia ayuda a tener una salud de hierro
Mié, 06/03/2019
Comparte

El hierro es un elemento fundamental para el organismo, vital para mantener una buena salud. No obstante, la falta de hierro es uno de los déficits nutricionales más habituales entre la población, pudiendo llegar a afectar hasta al 9% de la población en países desarrollados. [1]

Unos niveles bajos en hierro pueden dificultar la formación de la hemoglobina y los glóbulos rojos, pudiendo provocar otras complicaciones de salud como la anemia. Se calcula que 1 de cada 5 personas sufrirá anemia en algún momento de su vida, y de ellas, un 50% se debe al déficit de hierro. [2]
 

Síntomas del déficit de hierro

A la hora de detectar los síntomas del déficit de hierro, los profesionales de la salud se enfrentan al hecho de que estos son poco específicos y pueden asociarse a otras condiciones clínicas. Esto provoca que, en ocasiones, esta deficiencia pase inadvertida. [3]

Algunos síntomas que pueden indicar deficiencia de hierro incluyen:

  • Fatiga generalizada
  • Palidez
  • Úlceras bucales
  • Queilosis
  • Uñas quebradizas
  • Lengua depapilada
  • Caída del cabello

Ante estos signos de sospecha, la persona deberá confirmar o descartar la falta de hierro con una analítica, con cuyos resultados y tras consultar con el médico se podrá empezar a tomar medidas para suplir la falta de este nutriente.
 

Causas habituales del déficit de hierro

Es habitual que la falta de hierro de determinadas personas se deba en parte a la ausencia de hierro en los alimentos que se ingieren, como en el caso de dietas vegetarianas o veganas [4]. En otras ocasiones, también puede deberse a pérdidas de sangre tales como la menstruación, varices esofágicas, úlceras pépticas o algunos tipos de cáncer como el de esófago, estómago o colon. [5]

Otra causa puede ser la mala absorción de este nutriente. Este caso se da, por ejemplo, en personas celíacas o en pacientes con enfermedad de Crohn, así como en casos de cirugía de derivación gástrica.

Las mujeres son más vulnerables a la falta de hierro, con mayor riesgo en embarazadas o mujeres en edad menstrual

Ciertas circunstancias presentan un mayor riesgo de déficit de este nutriente. Así mismo, las mujeres son vulnerables a la falta de hierro, con un mayor riesgo si se trata de mujeres en edad menstrual o mujeres embarazadas [6]. En el caso de mujeres con reglas abundantes, es recomendable tratar con un ginecólogo.
 

Medidas para aumentar los niveles de hierro

A partir de los resultados de la analítica y de la prescripción médica, el farmacéutico puede recomendar una serie de pautas para ayudar a aumentar los niveles de hierro en pacientes que presenten esta deficiencia. Entre ellas, la alimentación juega un papel fundamental. Algunas de las claves incluyen [7]:

  • Ingerir alimentos ricos en hierro, como las ostras, las almejas, las legumbres secas, la carne de vacuno, el pan integral, huevos, embutidos, hígado o pescado.
  • Tomar alimentos ricos en vitamina C para facilitar la absorción del hierro.
  • Evitar los alimentos que dificultan la absorción, como los lácteos o la cafeína.
  • Bajo indicación médica, tomar suplementos alimenticios con hierro, siempre consultando los períodos entre tomas si se usa otra medicación.
  • Si se toman suplementos de hierro, ingerirlos durante las comidas para reducir las molestias digestivas.

Es importante tomar precauciones para no caer en un exceso de hierro en nuestro organismo, ya que puede ser perjudicial y dañar algunos órganos como el hígado o el páncreas. Algunas señales de alerta incluyen síntomas como molestias abdominales, náuseas, falta de apetito, fatiga o vómitos. 

 

Referencias

[1] Organización Mundial de la Salud. Iron Deficiency Anaemia. Disponible en: https://www.who.int/nutrition/publications/en/ida_assessment_prevention_control.pdf

[2] Organización Mundial de la Salud. Worldwide prevalence of anaemia 1993–2005. Disponible en: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/43894/9789241596657_eng.pdf?sequence=1

[3] Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia. Diagnóstico de la deficiencia de hierro: aspectos esenciales. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-02892017000200004

[4] Waldmann, A., Koschizke, JW., Leitzmann, C., Hahn, A. Dietary iron intake and iron status of German female vegans: results of the German vegan study. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14988640

[5] Medline Plus. Anemia ferropénica. Disponible en:  https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000584.htm

[6] Instituto de Hematología e Inmonología. Deficiencia de hierro y ácido fólico en mujeres en edad fértil. Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/hih/vol14_3_98/hih03398.pdf

[7] COF de Sevilla. Hierro y anemia: lo que debes saber. Disponible en: http://www.farmaceuticosdesevilla.es/blog/hierro-y-anemia-lo-que-debes-saber_aa1101.html

Contenido relacionado