Opinión del experto

María González Valdivieso

María González Valdivieso

María González Valdivieso es farmaceútica asistencial en Farmacia la Barbera

Elecciones responsables relacionadas con las innovaciones digitales farmacéuticas

Las nuevas tecnologías presentan nuevas formas de interacción entre profesionales y usuarios, brindando nuevas oportunidades a la atención farmacéutica.

 innovaciones digitales farmacéuticas
Mar, 07/05/2019
Comparte

Un ambiente creciente de significativos avances en tecnología y ciencia relacionados con la salud, nos invita a pensar que es de suma importancia definir todas aquellas iniciativas que busquen impactar en el ecosistema autotecnológico sanitario, donde los profesionales sanitarios, incluidos los farmacéuticos, comprendan las expectativas, oportunidades y los desafíos que representan las tecnologías en salud digital.

Estas tecnologías van a posibilitar no sólo la transformación de los obsoletos espacios físicos y humanos donde todavía coexistimos, desarrollando nuestra actividad farmacéutica, sino que también favorecerán la creación de nuevos entornos y una nueva forma de interactuar entre profesionales y usuarios, donde la información de la salud se almacena y se utiliza, y donde los pacientes dirigen su propia salud a través de aplicaciones y dispositivos electrónicos.

Este análisis externo trata de contextualizar las oportunidades y las amenazas para el desarrollo de una Farmacia Comunitaria como nuevo espacio autotecnológico para la salud y los cuidados.

Hasta ahora la Farmacia Comunitaria ha contado con buenas y conocidas fortalezas: localización accesible y cercana al usuario, que recibe atención personalizada face to face con asesoramiento farmacéutico disponible 24/7, sin listas de espera y con un staff  profesionalizado adecuado que suele presentar una actitud proactiva ante los cambios.

Los farmacéuticos  no podemos dejar pasar la oportunidad que nos confiere ser los referentes profesionales expertos en medicamentos, ni la Farmacia Comunitaria adecuarse a una  realidad tecnológica existente reduciendo la brecha entre lo que demanda el usuario y lo que se le ofrece.

Si seleccionamos y usamos adecuadamente la digitalización para optimizar los procesos de Atención Farmacéutica se generará un big data que dará una respuesta rápida en la validación de prácticas asistenciales que hasta ahora no han sido contrastadas. [1]

El uso de las tecnologías de la salud puede suponer un nuevo acceso a los colectivos con dificultades a la Farmacia actual y los canales multilingües posibles en esta nueva era tecnológica darán respuesta a los cambios demográficos [2]. También podrían facilitar la integración de los farmacéuticos en los equipos de salud. La comunicación y el intercambio de información de salud deben facilitar las buenas relaciones de trabajo entre los profesionales de la salud, y habilitar la atención colaborativa centrada en el paciente evitando la fragmentación de la atención y mejorando el uso de los medicamentos y sus resultados. [3]

La consecuente mejora en la calidad de la atención sanitaria traerá consigo una mejora en la gestión y en la satisfacción de los usuarios, y con ello un aumento de la rentabilidad.

Sin embargo, factores como compatibilizar con la realidad del flujo de trabajo de la farmacia, la falta de conocimientos y habilidades clínicas adecuadas para aprovechar los avances que nos ofrece la tecnología y los registros electrónicos de salud para mejorar la calidad en la atención, suponen hoy por hoy una debilidad que tendrá que superarse [2]. También habrá que superar la brecha que supone el uso de las tecnologías por parte de usuarios con edad avanzada.

La financiación que necesita la transformación del modelo, que además supondrá la adecuación de espacio e instalaciones, podrá ser un impedimento en el colectivo farmacéutico  donde ya ha demostrado ser de por si reticente a los cambios estructurales.

Por último, y salvando la oposición que puede generarse en el entorno de otros colectivos sanitarios, habrá que coordinar el cumplimiento del marco regulatorio con el contexto de la propia organización de la farmacia, para definir los requisitos que garanticen el desarrollo de un espacio autotecnológico fiable.

 

[1] Rijcken C. Pharmaceutical care in digital revolution: insights towards circular innovation. 1st edition. San Diego, CA: Elsevier; 2019

[2] Almarsdottir A, Babar Z. Future methods in pharmacy practice research. International Journal of Clinical Pharmacy. 2016   

[3] My Health Record: a community pharmacy perspective. Australian Prescriber. 1 de abril de 2019;42(2):46-46

Contenido relacionado

“La sección Opinión del Experto de Tevafarmacia contiene opiniones de terceros, ello no implica que Teva Pharma, S.L.U. (Teva) suscriba dichas opiniones. Por ello, Teva no se hace responsable de las opiniones de los autores y se exime de toda responsabilidad, así como de los comentarios realizados por nuestros lectores y que sean publicados en esta página web o en redes sociales"