Gestión

Flujo de caja en la farmacia

Un indicador clave para conocer el estado económico de la botica y su nivel de liquidez es el flujo de caja.

Mar, 01/09/2020
Comparte

El flujo de caja o cash flow es uno de los aspectos a tener en cuenta para la gestión económica de la farmacia, y hace referencia a las salidas y entradas netas de dinero [1]. Se conoce como flujo de caja neto la diferencia entre ingresos y gastos e incluye todos aquellos pagos que se han recibido y emitido hasta el momento [1].
 

Podemos diferenciar entre:

  • Flujo de caja positivo: los ingresos son mayores a los gastos
  • Flujo de caja negativo: los gastos son mayores a los ingresos [1].

Los objetivos de la farmacia en cuanto a su flujo de caja suelen pasar por incrementar el precio promedio de ventas, incrementar el margen de rentabilidad y asegurar la financiación de la operación [2].

 

Tipos de flujos de caja

Existen tres tipos de flujo de caja [3]:
 

  • Flujo de caja operativo. Dinero en efectivo que entra y sale de la farmacia a través del ejercicio de su actividad, sin tener en cuenta los costes de financiación.
  • Flujo de caja de inversión. Dinero ingresado o gastado por las inversiones de la botica como, por ejemplo, operaciones de inversión.
  • Flujo de caja financiero. Movimientos de las inversiones financieras de la botica relacionadas con su actividad.

 

El flujo de caja se puede calcular fácilmente mediante una fórmula básica:

Flujo de caja = Beneficios netos + Amortizaciones + Provisiones + Cuentas por pagar – Cuentas por cobrar

 

Recuperar el flujo de caja y la rentabilidad de la botica

El flujo de caja negativo supone una situación comprometida, por lo que se recomienda tener una previsión y llevar a cabo diversas acciones:

 

  • Realizar un análisis permanente de la ecuación precio-coste-rentabilidad-financiación [2]. Esto es, realizar un control diario de las entradas y salidas con sus estimaciones de futuro.
  • Hacer una gestión y planificación estratégica de compras. Si hay que reducir gastos, es aconsejable observar si un producto se vende o no. Resulta más eficiente no comprar algo caro que no se vende que dejar de comprar algo barato: algo barato que no se vende ahora puede resultar más rentable a la larga [4].
  • Hacer inventarios teniendo en cuenta la cantidad de stock y analizar la rotación de productos. Se recomienda que los productos se roten al menos siete veces para obtener rentabilidad, es decir, que se venda ese producto seis o siete veces [2] en un período de 6 meses [4].
  • Analizar las cuentas a cobrar: qué plazos se acuerdan, qué medios de pagos hay, etc. De hecho, un control del flujo de caja puede suponer que la farmacia se permita adelantar pagos [4].
  • Tener una previsión del flujo de caja de los próximos meses. Según los expertos, se recomienda una previsión para, al menos, los siguientes dos meses. Así, de haber cualquier inconveniente, hay un margen para tomar medidas [4].

 

 

Referencias

[1] Flujo de caja. Economipedia. Disponible en: https://economipedia.com/definiciones/flujo-de-caja.html [Acceso: 16/04/2020]
 

[2] Flujo de caja seca (2012). Eduardot. Disponible en: http://www.eduardot.com.ar/articulos/nota-esencia-caja-seca.pdf [Acceso: 16/04/2020]
 

[3] ¿Qué es el flujo de caja y cómo calcularlo? ESERP. Business School & Law School. Disponible en:  https://es.eserp.com/articulos/que-es-el-flujo-de-caja/ [Acceso: 16/04/2020]
 

 [4] El flujo de caja, una herramienta necesaria para anticipar problemas (2018). Correo Farmacéutico. Disponible en: https://www.diariomedico.com/farmacia/comunitaria/el-flujo-de-caja-una-herramienta-necesaria-para-anticipar-problemas.html [Acceso:  16/04/2020]

Contenido relacionado