Gestión

Cómo pasar con éxito una inspección en la oficina de farmacia

Una inspección puede ser algo inesperado para los farmacéuticos, pero conocer bien derechos y obligaciones ayuda a que sea un trámite más fácil.

Cómo pasar con éxito una inspección en la oficina de farmacia
Mar, 16/07/2019
Comparte

La inspección puede ser uno de los momentos más temidos por parte del titular de una farmacia comunitaria. Las inspecciones son normales, al ser la farmacia un establecimiento sanitario privado, pero pueden suponer una carga emocional importante.

Para poder pasar una inspección tranquila, lo mejor es estar preparados y conocer bien los derechos y obligaciones que nos corresponden. Conociendo mejor el funcionamiento de estas inspecciones es posible evitar las sanciones y reducir la alteración emocional que conllevan. [1]

 

Tipos de inspección en la OF

La autoinspección de forma periódica suele ser un método eficaz para comprobar que se está al día de todas las obligaciones ante una posible inspección y estar más relajados cuando se produzcan. Hay varios tipos de inspección: [1]

  • Apertura de la oficina de farmacia: esta se produce en el momento en que se solicita la apertura de la OF y se hace la designación del local. La inspección comprueba que los planos y todo lo declarado en la documentación coincida antes de conceder el permiso.
  • Modificación, traslados y traspasos: como en el caso anterior, también se necesita autorización previa, así como para hacer cualquier modificación del local. Esta autorización la concederá la autoridad administrativa competente.
  • Usuales o programadas en planes de inspección: son las que se realizan durante el funcionamiento habitual de la farmacia. Para ellas, es muy conveniente contar con un programa de autoinspección que permita revisar los requerimientos obligados de las farmacias, como pueden ser la recogida de datos de temperaturas, mantenimiento de libros oficiales o archivo de recetas.
  • Por denuncia de usuarios u otros farmacéuticos: suelen ser inspecciones más comprometidas, puesto que los inspectores vienen a comprobar cosas concretas que se han denunciado. Ante estas inspecciones, es recomendable no proporcionar información no solicitada y contar con asesoramiento jurídico.

 

La autoinspección de forma periódica suele ser un método eficaz para comprobar que se está al día de todas las obligaciones ante una posible inspección y estar más relajados cuando se produzcan.

 

En ciertas ocasiones, la inspección no se dará en la propia oficina de farmacia, sino que será necesario comparecer en la administración, especialmente en temas relacionados como dispensación de recetas. Ante estos casos, podemos ir acompañados de un abogado. Es posible que tras la comparecencia se dé una inspección posterior, por lo que conviene prepararse.

 

Atribuciones y colaboración con el inspector

Lo primero que debería hacer un inspector antes que nada es acreditar su identidad. Tras esto, cuenta con cierta autoridad para realizar su trabajo y, como norma general, es bueno colaborar con él en todo aquello que no comprometa al farmacéutico. Las atribuciones del inspector incluyen las siguientes:

  • Entrar libremente y sin previa notificación, en cualquier momento.
  • Hacer las pruebas necesarias para comprobar el cumplimiento de la normativa.
  • Llevar a cabo las actuaciones necesarias para cumplir con su labor.
  • Tomar o sacar muestras para comprobar el cumplimiento de la normativa.

Hay que recordar que, en caso de obstaculizar la labor del inspector, el personal de farmacia también puede incurrir en infracciones, que puede ser grave o muy grave. Fallar en los plazos de los requerimientos de la administración también puede comportar infracciones. [1][2]

 

Temas comunes de inspección

Es importante conocer los temas por los que seguramente preguntará el inspector al hacer la revisión. Siempre se avisará al titular de la farmacia y, si no se encontrara en el establecimiento (o un farmacéutico regente, sustituto o adjunto) nos encontraríamos en un primer caso de falta. [3]

 

Es importante conocer los temas por los que seguramente preguntará el inspector al hacer la revisión.

 

Otros elementos que podrían estar bajo la revisión del inspector incluyen: [3]

  • Comparación del local con los planos para ver si hay diferencias estructurales.
  • Comprobar que en la fachada exterior se cuenta con la palabra “farmacia” en el rótulo, la cruz griega verde y la placa identificativa del licenciado, entre otros.
  • Tener en orden el libro recetario oficial y el de contabilidad de estupefacientes.
  • Solicitar las recetas privadas, que han de guardarse al menos durante tres meses en la Oficina de Farmacia.
  • Comprobar que se cuenta con las existencias mínimas de estupefacientes.
  • Comprobar que los medicamentos caducados están separados y señalizados.
  • Solicitar el sistema de registro de temperaturas para verificar que la OF está en la temperatura óptima para la conservación de medicamentos.

 

El peligro de acumular infracciones

Las infracciones no son solo perjudiciales por lo que implican, sino que, al ser acumulativas, puede darse el caso en que una infracción leve se convierta en una infracción grave. En su calificación también pueden influir otros criterios como circunstancias de riesgo para la salud, posible beneficio obtenido, grado de intencionalidad o gravedad de la alteración sanitaria. [1]

El criterio del inspector también es determinante al calificar una falta. Cuestiones fácilmente evitables pueden acarrear sanciones de entre 600 y 1.800€, pero el criterio del inspector puede convertir lo que sería una falta leve (entorno a 1.000€) en una falta grave (entorno a 6.000€) por la misma cuestión. [2]

 

Las infracciones no son solo perjudiciales por lo que implican, sino que, al ser acumulativas, puede darse el caso en que una infracción leve se convierta en una infracción grave.

 

Si el inspector detecta algún incumplimiento, lo hará constar en el acta. El farmacéutico tiene derecho a indicar que no está conforme con el acta, de forma que un abogado tenga más fácil interponer un recurso administrativo. También pueden constar en acta todos los argumentos disconformes que tenga el inspeccionado, aunque se recomienda no explayarse antes de contar con asesoramiento jurídico. [1]

 

Referencia

[1] Granda, E. Consejos para pasar una inspección tranquila. Farmacia Profesional Vol. 30 Nº4 (2016). Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-consejos-pasar-una-inspeccion-tranquila-X0213932416571290 [Acceso: 05/06/2019]

[2] Gómez Soto, R. Claves de las inspecciones de Sanidad en farmacia. Gómez Córdoba Abogados (2017). Disponible en: https://gomezcordoba.com/inspeccion-sanidad-farmacia/ [Acceso: 07/06/2019]

[3] Principales errores a evitar antes de una inspección en farmacia. Orbaneja Abogados (2017). Disponible en: https://orbaneja.com/errores-inspeccion-en-farmacia/ [Acceso: 07/06/2019]

Contenido relacionado