Gestión

En verano organiza tu personal y aprovecha la oportunidad de venta

La planificación es muy importante para seguir ofreciendo servicios de calidad y asumir el aumento de volumen de clientes que puede traer el verano.

En verano organiza tu personal y aprovecha la oportunidad de venta
Mié, 06/06/2018
Comparte

El descanso del personal durante el verano es un elemento a tener en cuenta en la gestión de la oficina de farmacia. Por ello, una buena organización previa es recomendable para ofrecer los servicios farmacéuticos y horarios habituales. Además, dependiendo de la ubicación de la farmacia, se ha de prever el posible aumento del volumen de clientes durante los meses de verano.

Según el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, la empresa y los trabajadores se deben poner de acuerdo para fijar la fecha de las vacaciones, y es así como normalmente funciona en las farmacias. Aunque se aconseja aprovechar los últimos meses del año para planificar las vacaciones del año siguiente, en realidad pocas farmacias lo hacen así.

Se suele aprovechar el primer trimestre del año para distribuir entre todos los farmacéuticos los 30 días de vacaciones que fija el Convenio de Oficinas de Farmacia, exceptuando fechas clave como Navidad o Semana Santa. El titular de la farmacia se reúne con cada uno de ellos para conocer cuáles son sus preferencias y finalmente comparte con toda la plantilla el calendario de vacaciones.

Cierre de la farmacia u organizarse por turnos

La opción preferida por los titulares de farmacia es organizarse por turnos a la hora de planificar las vacaciones. Esto significa que la oficina de farmacia está abierta permanentemente, no es necesario reducir el volumen de servicios que se presta e implica asumir el aumento de clientes en verano.

Para cubrir el volumen de clientes, en verano se suele reforzar la plantilla con contrataciones temporales. En muchos casos son estudiantes de farmacia quienes ocupan esas plazas entre mediados de junio y hasta septiembre.

Factores a tener en cuenta en el cierre por vacaciones

Las farmacias pueden cerrar algunas semanas en verano si no son farmacias 24 horas o no tienen convenio con otras del área básica. Es decir, si una sola oficina de farmacia del área básica no está dispuesta a cerrar ya no será posible hacerlo porque hace falta un acuerdo entre todas.

Además, hay otros elementos a estudiar para decidir si vale o no la pena cerrar durante unas semanas sin que repercuta en los servicios y en la facturación.

  • Ubicación geográfica. Una oficina de farmacia de una localidad turística de la costa debe estar abierta en verano porque sus cifras de negocio aumentan durante esta estación y representan buena parte de la facturación de todo el año, gracias en parte a la venta de fotoprotectores y productos para protegerse del sol.
     
  • Caída en la facturación anual. En caso de que la farmacia se encuentre en una localidad costera, el cierre por vacaciones repercutirá ostensiblemente en los ingresos. En cambio, si la farmacia de servicios se encuentra en una localidad poco turística, los días de cierre no supondrán una pérdida importante.
     
  • Pérdida de clientes fieles. Los clientes valoran que las farmacias estén abiertas los 365 días del año. Sin embargo, el cierre por vacaciones en verano afecta a aquellos pacientes que necesitan una atención continuada y se verían obligados a acudir a otra farmacia del entorno.
     
  • Avisar del cierre con antelación. Cuanto antes se tome la decisión de cerrar en vacaciones mucho mejor, ya que los clientes habituales podrán planificarse. Algunas farmacias mantienen contacto con sus clientes a través de sus redes sociales, página web o correo electrónico, por lo que anunciar las fechas de cierre mediante estos canales puede ser una buena alternativa. Una buena comunicación refuerza la fidelidad de los clientes habituales y evita la pérdida de confianza en la oficina de farmacia.

La planificación de las vacaciones es, por tanto, muy importante, y cuando se trata de épocas de volumen de trabajo elevadas todavía más. El buen entendimiento entre el titular de la farmacia y el farmacéutico facilitará la gestión de los días de vacaciones en verano.

Contenido relacionado